Mi experiencia siendo gurú hindú

Creciendo con creencias hindúes

por Rabi Maharaj
formato pdf

No importa cuan satisfactoria se torne la vida, siempre hay remordimientos de nuestro pasado que no se olvidan. Mi más profunda pérdida involucra a mi padre. Muchas cosas pasaron después de su muerte. Muy seguido me pregunto como sería compartir todo lo que hago ahora con él y cual sería su reacción al respecto.

Nunca compartimos nada en nuestras vidas. Debido a los votos que tomó antes de que yo naciera, no me habló ni una sola vez o siquiera me prestó un poco de atención. Solo dos palabras que salieran de él me hubieran hecho extremadamente feliz. Como deseaba que me dijera: 'Rabí. Hijo' solo una vez, pero nunca pasó.

Mis creencias hindúes y el estado de conciencia superior

Él no pronunció una sola palabra por ocho años. La condición hipnótica que él había alcanzado era la que en el medio oriente llaman estado de conciencia superior y solo se podía llegar a ello por medio de la meditación.

Pude haberle preguntado a mi mamá, siendo aún muy joven para entender '¿Por Qué mi papá es así?' pero ella me hubiera contestado 'él es muy especial, el mejor hombre que pudiste tener como padre, él está en la búsqueda del Yo Verdadero que hay en cada uno de nosotros, El Único, del cual no hay otro igual. Y eso es lo que tu harás también, Rabí'.

Mi padre era un ejemplo a seguir, alcanzó la aprobación y halago de muchos y fue inevitable que al llegar su muerte su manto pasara a mis manos. Nunca pensé que seguía siendo aún muy joven cuando este fatídico día llegó.

Cuando mi padre murió sentí que había perdido todo. A pesar de que apenas lo conocí, él era mi inspiración -un dios- y ahora él estaba muerto.

Mis creencias hindúes y la astrología

En su funeral, el cuerpo rígido de mi padre se colocó en un cúmulo de leña. El pensar que su cuerpo sería ofrecido en sacrificio para Agni, el dios del fuego, añadió un ingrediente más de misterio al sentimiento profundo y desconcertante de pérdida que ya me abrumaba.

Era imposible no mostrar la angustia que sentía mientras su cuerpo era consumido por el fuego. Yo gritaba 'mami' 'mami', sí ella me escuchó en medio del sonido arrasador del fuego, no mostró importancia. Como verdadera hindú, ella se confortaba en las enseñanzas de Krishna: no debía llevar luto de vivos ni muertos. No lloró ni una sola lagrima mientras el cuerpo de mi padre era consumido por las flamas.

Después del funeral de mi padre, me convertí en el preferido entre los astrólogos y lectores de mano quienes frecuentaban venir a casa. Era casi imposible que mi familia tomara un a decisión sin consultar a un astrólogo, así que era crucial que mi futuro fuera confirmado de la misma forma. Era imprescindible entender que las líneas de mis manos y la posición de los planetas y las estrellas, de acuerdo a aquellos que sabían interpretarlo, aseguraban que yo sería un gran líder hindú. Yo era recipiente elegido, previamente destinado a unirme a esta especie de Demiurgo o Dios secundario que existe en el gnosticismo occidental conocido como Brahma Inferior. Las mismas fuerzas que motivaron a mi padre ahora me guiaban a mí.

Mis creencias hindúes y ser exaltado por los demás

Solo tenía once años y mucha gente ya se inclinaba ante mi presencia, me ofrecían regalos como dinero, vestiduras de algodón y muchos otros tesoros sobre mis pies, me colgaban guirnaldas florales en mi cuello durante las ceremonias religiosas.

Adoraba las ceremonias religiosas -- especialmente las privadas en nuestra casa o aquellas en donde los amigos y parientes podían asistir. Era en donde yo era el centro de atención y admirado por todos. Me gustaba caminar entre la gente rociándola de agua bendita o marcándolas en la frente con sándalo blanco sagrado. También me gustaba cuando la audiencia venia al terminar la ceremonia y se postraba a mis pies dejando sus ofrendas.

Tuve mi primer encuentro con Jesús mientras estaba de vacaciones en el rancho de una tía. Un día caminaba disfrutando de la naturaleza y estaba asustado por el crujido de las grandes ramas a mis espaldas. Lentamente volteé y para mi sorpresa una serpiente enorme venía hacía mí -- sus malévolos ojos miraban directamente a los míos. Me sentí paralizado, queriendo desesperadamente correr pero sin poder hacer un solo movimiento.

Muerto de pánico, recordé las palabras de mi madre, que había olvidado, diciéndome una y otra vez: 'rabí, sí llegaras a estar en peligro y nada parece ayudar, hay otro dios al que puedes orar, su nombre es Jesús'.

Traté de gritar '¡Jesús, ayúdame!' pero el grito que salía de mi boca era sofocado y apenas audible.

Para mi asombro, la culebra giró y desapareció rápidamente entre los arbustos. Sin aliento y todavía temblando, me colmé de total gratitud a este dios, Jesús. ¿Cómo es que mi madre no me había enseñado más sobre Él?

Incertidumbre en mis creencias hindúes

Durante mi tercer año en la etapa de enseñanza media, experimenté un conflicto interno que aumentaba cada vez más. Mi percepción desarrollada de Dios como el creador, tan distinto del universo que Él creó, contradecía el concepto hindú que reconocía a dios como un todo, que el creador y la creación era uno solo, era lo mismo. Sí realmente era solo una realidad, entonces Brama era tanto maldad como benignidad, muerte como vida, odio como amor. Esto hacía todo insignificante; una vida absurda. Era imposible mantener concepciones tanto de uno mismo, como pensar que el bien y el mal, el amor y el odio, la vida y la muerte eran una sola realidad.

Un día Molli, amiga de mi prima Shanti, vino a verme y preguntó cómo es que encontraba el hinduismo tan satisfactorio. Yo respondí, tratando de ocultar el vacío que llevaba, con una mentira diciendo que era feliz y que mi religión era la verdadera. Ella escuchó mi discurso presuntuoso y hasta arrogante. Sin tanta discusión, ella expuso mi vacío haciendo preguntas de forma educada.

Luego me dijo que Jesús la había acercado a Dios. También me dijo que Dios es un Dios de amor y que Su deseo es que vayamos hacía Él. A pesar de lo interesado que estaba en lo que me decía, yo resistí rotundamente a renunciar a mis raíces hindúes.

Lo que mis creencias no me pudieron dar

'Todavía me pregunto, ¿qué es lo que te hace feliz? Debes haber pasado mucho tiempo en la meditación'.

'Si solía hacerlo pero ya no más', me respondió Molli. 'Jesús me ha dado la paz y el gozo que nunca pude encontrar antes. Luego ella me dijo: Rabí, no se ve muy feliz, ¿es usted feliz?'

Contesté de modo casi silente: 'no, no soy feliz y me gustaría tener tu gozo. ¿Realmente yo estaba diciendo esto?'

'Mi gozo es porque todos mis pecados han sido perdonados, aseguró Molli. La paz y el gozo solo llegan al conocer verdaderamente a Cristo'.

Seguimos charlando el resto del día sin preocuparme cuanto tiempo había pasado ya, pero era porque quería experimentar su gozo y su paz aunque había decidido terminantemente no abandonar ninguna concepción de mi religión.

Antes de irse, Molli me dijo: 'Rabí antes de irse a la cama, arrodíllese y pídale a Dios que le muestre la verdad, mientras yo estaré orando por usted'. Se despidió ondeando su mano en el aire.

Se requería mucho de mi orgullo para rechazar todo lo que Molli me había dicho pero estaba tan desesperado que no pude resistir. Me doble y caí en mis rodillas conciente de que estaba accediendo a la petición de Molli. 'Dios, el verdadero Dios y creador, muéstrame la verdad' -Algo repentino pasó en mi. por primera vez en mi vida experimenté una oración verdadera, no para alguna fuerza sino para un Dios que ama. Era muy tarde y estaba cansado para seguir pensando, así que me acomodé en la cama y me dormí casi instantáneamente.

Poco después mi primo Krishna me invitó a una reunión de cristianos. Me sorprendí de nuevo diciendo ¿Por qué no? Mientras caminábamos nos encontramos a Ramkair, un recién conocido de mi primo. Ansioso de saber más le pregunté si sabía a que tipo de reunión íbamos.

Muy poco, me respondió. No tiene mucho que me convertí.

'Dime', pregunté: '¿es verdad que Jesús te cambió tu vida?' Ramkair sonrió y afirmó '¡claro que si! ahora todo es diferente'.

'Rabí, esto es verdadero', añadió Krishna con entusiasmo. 'Yo me acabo de convertir también hace unos cuantos días'.

Un pastor amoroso que no encuentras en el Hinduismo

El sermón del predicador estaba basado en el Salmo 23 y las palabras 'El señor es mi pastor' hicieron brincar a mi corazón. Después de exponer el Salmo, el predicador dijo: 'Jesús quiere ser su pastor ¿Han escuchado Su voz en el corazón? ¿Por qué no abren sus corazones y le invitan a entrar? No esperen a mañana, tal vez sea demasiado tarde'. Parecía que el predicador me hablaba directamente. No podía esperar más.

Fui rápidamente ante el y me postré. El sonrió y pregunto si alguien más deseaba recibir a Jesús en su corazón. Nadie se movió. Le pidió a los demás cristianos a venir y orar conmigo, Muchos lo hicieron. Por mucho tiempo los hindúes se postraban ante mí y ahora yo me arrodillaba ante un cristiano.

Repetí la oración de invitación a Jesús en voz alta. Cuando el predicador dijo: 'Amén' el me dijo que ahora lo hiciera con mis propias palabras. Tranquilamente, emocionado comencé diciendo: 'Señor Jesús, nunca he leído la Biblia pero he escuchado que moriste por mis pecados para poder ser perdonado y aceptado por Dios. Por favor perdona todos mis pecados. ¡Entra en mi corazón!'.

Antes de terminar, sabía que Jesús no era un dios más del montón. Él era el Dios al que tanto buscaba. Él era el creador y aún sin conocerme decidió volverse hombre y morir por mis pecados. Después de esto sentí que muchas dudas desaparecían y que la luz brillaba iluminando mi alma.

Momentos después al llegar a casa, Krishna y yo fuimos recibidos por toda la familia, ya que aparentemente habían escuchado lo que había pasado. Les dije emocionado, 'hoy le pedí a Jesús que entrara en mi vida' y mirando los rostros atónitos de mis familiares, proseguí: 'es impresionante, no puedo describir lo que Jesús significa para mi desde ahora'.

Algunos parecían heridos y decepcionados pero otros se veían felices por mi dedición y antes de que todo esto acabara, trece de nosotros habíamos entregado nuestras vidas a Jesús. Fue increíble.

Cremando las reliquias de mis creencias hindúes

Al día siguiente caminé al cuarto de oración con Krishna. Juntos sacamos todo lo que ahí había al patio. Ídolos, escrituras hindúes y parafernalia religiosa. Queríamos deshacernos de cualquier lazo que nos atara a nuestro pasado de oscuridad que nos mantuvo cegados y esclavizados por mucho tiempo.

Cuando todo estaba finalmente apilado, le prendimos fuego y observamos como las flamas consumían nuestro pasado. Las figurillas que alguna ves tuvimos como dioses se convertían en cenizas. Nos abrazamos y agradecimos al Hijo de Dios por habernos liberado.

De repente mis pensamientos revocaron la imagen de mi padre, a casi ocho años de su muerte, siendo ofrecido a estas figuras que tomaban la misma forma de él al ser consumidos por las llamas. En contraste con el nuevo gozo que sentía, esos recuerdos me acarreaban heridas inconsolables. Aunque también parecía increíble que estuviera participando en la destrucción de lo que alguna vez fui fanático.

Esta era mi ceremonia de incineración, en todos los sentidos; el fin de la persona que solía ser, la muerte de un gurú. El viejo Rabí Maharaj había muerto en Cristo. Y fuera de esa tumba estaba el nuevo Rabí renacido en quien mora Jesús.

Para mas información sobre creencias hindúes, visita Conectando con el Divino.



© CadaEstudiante.com